964 26 00 63 Lunes a viernes: 8h a 14h / 16h a 18h contacta@llardigital.com

Las tesis doctorales deben aportar nuevo conocimiento siguiendo una metodología aceptada como válida. La metodología se puede definir como el estudio del método o camino empleado para alcanzar un fin, en este caso, dar respuesta a una serie de interrogantes, refutar una teoría o proponer un nuevo proceso porque es más conveniente.

Los objetivos que persigue el estudio de tu tesis limitan, en ocasiones, los tipos de metodologías de investigación que puedes utilizar. Hacer bien esta elección es vital para poder llegar a poder ofrecer resultados que puedan ser sometidos a discusión y prueba.

¿Qué son las metodologías de investigación?

Los métodos de investigación se pueden clasificar de varias formas distintas.

La primera distinción entre los tipos de investigación que existe se fija en la manera en que se recogen los datos necesarios para el estudio.

Hay tesis para las que debes realizar un muestreo y mediciones en un laboratorio, muchas veces diseñando tú mismo los experimentos a realizar. Y otras en las que manejas encuestas que se suelen adaptar a unos esquemas o plantillas, aunque sigues siendo tú quien debe elegir cómo vas a obtener tus datos de manera que sean útiles.

También se pueden clasificar los métodos de trabajo o investigación atendiendo al conocimiento del que se parte y cómo se llega a las conclusiones, como veremos en el punto siguiente.

Podemos decir que, en un trabajo de postgrado, la metodología es una asignatura teórico-práctica que comprende la planificación, ejecución y divulgación de cualquier investigación o proceso dirigido a la obtención de nuevos conocimientos. También es una parte de cualquier tesis doctoral.

Tipos de metodologías

Las distinciones entre metodologías de investigación en laboratorio frente a las que utilizan datos obtenidos mediante encuestas son evidentes. No deberían crearte un problema a la hora de elegir cuál debes utilizar para tu proyecto.

La diferencia entre metodologías de investigación cuantitativas y cualitativas también es sencilla, aunque en todas está muy presente el tratamiento estadístico de los datos.

La cosa se complica cuando puedes elegir entre varias metodologías:

Metodología inductiva

En tesis en las que se va de los casos particulares a lo general. Tus estudios te llevarán a formular una hipótesis que respaldarás tú u otros investigadores para que llegue a ser teoría. O puede ofrecer una ecuación a aplicar en un rango de valores más conveniente que la aceptada hasta el momento.

Se trata de la metodología más desafiante, una apuesta arriesgada que tiene puntos en común con la metodología pre-experimental.

Metodología deductiva

Es la de las tesis que parten de una serie de conocimientos aceptados y lo aplican en unas condiciones determinadas o en un proceso específico. Por ejemplo, «Extracción de aceite de moringa mediante presión en torta bajo X condiciones«.

Método de trabajo descriptivo

Suele ser la elección de las tesis que explican cómo es una parte concreta de la muestra objeto de estudio y es más frecuente en humanidades que en tesis doctorales científico-tecnológicas. Como ejemplo, puedes realizar una tesis sobre las pinturas negras de Goya y proponer incluir una pintura más o descartar una que se venía aceptando.

Método de trabajo explicativo

Lo eliges si buscas responder a cómo sucede una cosa o por qué. Trabajas en estos casos con hipótesis explicativas, buscando una relación causa-efecto, no con las de todo o nada o verdadero versus falso.

Metodología experimental y pre-experimental

Si tu tesis parte de un trabajo explicativo y lo aplica a casos no vistos hasta el momento, entra dentro de la metodología de investigación experimental. Es frecuente en tesis sanitarias, aunque también se puede aplicar en las ingenierías.

Por ejemplo, en la naturaleza existen los azeótropos, unas sustancias cuya volatilidad no se adapta a las leyes de la física clásica y cuentan con sus propias gráficas y ecuaciones. En su momento, varios físicos y químicos debieron llevar a cabo estudios con metodología experimental para establecer cómo se comportan y obtener las curvas con las que se puede trabajar con estas materias en la industria química.

¿Y si ahora estudias la extracción de aquel aceite de moringa en las mismas X condiciones, pero introduciendo una novedad como puede ser trabajar en una estación espacial? ¿Serán válidas las leyes de la física clásica en las que se basa el proceso o podemos encontrar desviaciones inexplicables como en el caso de los azeótropos cuando se evaporan por la acción del calor?

Si tu caso es el de la estación lunar, hablaríamos de una metodología pre-experimental si te encuentras con que hacen falta nuevas ecuaciones y experimental en el otro caso. Sea como fuere, tu tesis es pionera.

¿Por qué es importante identificarlas?

  • Para poder saber de antemano dónde puede haber el riesgo de quedarse atascado y no obtener respuestas a las preguntas que se plantean.
  • Para tener claro qué preguntas puedes plantearte sobre un fenómeno si adoptas una determinada metodología de investigación. No es lo mismo responder a un cómo que a un por qué.
  • Porque vas a necesitar una buena formación en diseño de experimentos con algunas metodologías, mientras que otras son más replicables a pesar de que también lleven a nuevos saberes.

Existen varios tipos de metodologías de investigación porque hay diferentes preguntas a las que buscar respuesta, al margen de si tu investigación es cualitativa, cuantitativa o mixta. En algunos casos, tu objetivo puede ser responder a alguno de estos interrogantes sobre un fenómeno o un proceso, pero también podrías estar buscando una nueva ecuación.

ENVÍO GRATIS

Realizamos envíos por toda la península

PRESUPUESTO A MEDIDA

Si no encuentras lo que quieres contáctanos

MUESTRA SIN COMPROMISO

Si no estás conforme no estás obligado a continuar con el proceso

PAGO SEGURO

El pago se realizará por transferencia bancaria

Call Now Button